Saturday, June 18, 2005

Andes, Acongagua, Nieve y ¡Por fin en Argentina! Día 1.

Amanece en Santiago tras un buen descanso tras la tertulia con carne, vino blanco con trocitos de durazno, y amigos, donde quedé con la panza repleta y muerto de sueño, cogimos el bus hacia BUenos Aires. Marca TAC (recomiendo este servicio, buen bus, cómodo, buena comida y sobre todo, algo que los "señores profesionales del volante" como se hacen llamar los choferes de mi país aprendan BIEN, silencio a la hora de dormir, desde las 10 de la noche, no como acá que son las 2 de la mañana y el bus parece cantina de mala muerte con el asqueroso vallenato sonando sin parar...).
La salida de Chile fue relativamente rápida. En unas dos horas alcanzamos la cordillera. Blanco. Blanco y más blanco. Nunca vi tanta nieve junta. Algo espectacular. Se sube por las montañas mediante unos caminos que le puse "escalerita al cielo" porque parecía eso, una gran escalera repleta de curvas. En el control de la frontera, ya en territorio argentino, porque la frontera plena era un campo de blizzard. Ahí hay un domo enorme para los buses y carros. Uno declara, da pasaporte y todo eso y disfruta un rato del frío y la nieve. Friecito rico...
Allá en la montaña también hay infraestructura hoterleera, y muy surtida. Ahí esquías, patinas en hielo y haces lo que se hace en las montañas nevadas, sobre todo en esta estación.
Luego de descender, donde vi viñedos, pampas y más, hicimos una paradita en MEndoza. Ciudad sumamente bella, hay árboles por todos lados, aunque deshojados de momento. Ahí me llevé un sustazo con Truce y dos chicas de Inglaterra, pues pensaba que el bus había partido sin nosotros. Lo que había pasado era que fueron a lavar el bus. Y yo tuve que envolver mi bifecito a la coarrera y beberme el vino en dos golpes... El caso es que la comida aquí es algo soberbio, la calidad es muy alta y se piensa mucho en el turista. Dormimos la noche en el bus (o casi, una niñita estaba berreando un buen rato). y al amanecer finalmente llegué al sitio donde me propuse estar. Buenos Aires. Ya estoy aquí. Ahora empiezan mis andanzas en esta hermosa ciudad. Así que a recorrer B.A. (con guía y cuidado, claro) y a disfrutar de todo lo que tiene que ofrecerme!!!

2 comments:

Gran Pato said...

Hola Raul, por fin tenemos noticias tuyas. Tu mamá ya se estaba comenzando a preocupar y me pedía a cada rato que abriera Internet para saber si habías escrito. Bueno ya tengo una noticia buena que darle. Ojalá que escribas algo más y ella pueda leer esta noche. Como siempre, cuídate mucho y no confíes demasiado y menos en extranjeros.

Chao, tu papá.

Marcelo Trivino said...

Que bueno que ya hayas llegado a Buenos Aires, ten cuidado porque es grande y creo que peligroso por el alto índice de pobreza.
Aprovecha que todo es muy barato allá y no te dejes ver la cara porque a los turistas igual les aumentan el valor a las cosas.
No te olvides de averiguar sobre la Universidad de Palermo.
Cuidate y Chao.