Saturday, January 24, 2009

Tras un silente viaje de 29 horas, Santiago, huón!

Son al momento las 9:57 en la mañana según el horario de Santiago, pero realmente son casi las 8 según el reloj ecuacho. Pilas con eso.
Cuando terminé de publicar la crónica anterior, seguí con paso rápido para conocer Arica lo que más podía. Destacaba sobre todo su vista al mar y sus ferias artesanales que ya muchas matarían por llevarse algo. El caso es que luego de atiborrarme de nectarinos y duraznos comprados a precio de guineo ecuatoriano (500 pesos el kilo) seguí dando vueltas y vueltas, y de paso aproveché para comprarme un cablecito usb de dos salidas para conectar la cámara, amén de implementar otro truco, copypastear las fotos deseadas a una carpeta temporal para acceder mientras las publico y apago la cámara, caso contrario hubiera sido una completa gaita en cuestión de cambiadera de pilas (es la tercera vez que lo hago).
Como había dicho antes, a pesar que el sol iba por medio camino en el atardecer, todos los relojes decían 7:30 de la noche... Si mi carro salía 22:45 era más o menos salir golpe de nueve de la noche. Así que tomé como referencia la puesta del sol para volver al terminal.
Ya en el cono sur, me preocupaba la puntualidad imperante, sobre todo en Chile, así que pasaba jode y jode preguntando si ya era hora de embarcar. Justo 15 minutos antes, llega el carro, carga con todo y 22:45 puntuales nos fuimos. El que se quedó se jodió. Como para que sepan los que quieran ir a Chile. Usé un servicio llamado TURBUS que usa varios tipos de máquinas. Mi bus no era de dos niveles, pero sí amplio.
Tras medio charlar con mi compañero de asiento, me acomodé un rato y dormí hasta que nos despiertan para pedirnos boletos e identificaciones. Pasamos sin problema. Tras otra parada para verificar equipajes, la primera ciudad que vi al romper la mañana fue Antofagasta. Aproveché para desayunar un sandwich con café. Una cosa interesante es que en Chile venden variedades de emparedados. Lo que uno conoce como churrasco aquí es completamente distinto. Es un sandwich de carne con diversos acompañamientos. Tomate, palta (aguacate), cebollas, porotos verdes (vainitas) y así. El chacarero es uno de lomo cortado, porotos, ají verde y tomate. El barros luco es carne y queso. Otra variedad de barros es jamón queso y algo más. El ave palta es pollo mechado con aguacate. Y así irán encontrando variedades.
Al subir de vuelta al bus, nos encontramos con la sorpresa que no funkaba ni el DVD, ni la TV NI la radio. Entonces tocó ir en absoluto silencio. Uno que otro protestó por el hecho, pero a mí me valió. Serviría para ir leyendo mis libros y meditar sobre ciertas cosas (y persona). Y así, mientras leía, tomaba fotos, charlaba lo que se podía, pasaron pueblos y ciudades. Una muy importante era Copiapó, una ciudad costera bastante grande. Ahí también pasamos un episodio medio enojoso. Unas cuantas señoras, se la pasaban abusando de la hora de salida haciendo esperar al chofer hasta 5 minutos para salir. En la segunda tardada (donde las doñas encima llegaron caminando peor que pasarela) recibieron una buena reprimenda del chofer, si no estaban para el momento de salida, se iba así lloren o chillen. Y encima las señoras como que se le hablaba en broma. Me hubiera encantado que nos fueramos dejándolas ahí chillando. Al morir la tarde, paramos un rato en Vallenera, un pueblo bastante pintoresco en medio del desierto chileno.
Ya entrada la noche, otra parada importante fue la Serena. Al verla a lo lejos se la veía ENORME. En mi viaje anterior había resaltado la gran hermosura del lugar por su arquitectura estilo europea. Ahora también se añadieron grandes establecimientos tipo mall y cosas así. Parece que la marca líder de supermercados en Chile es ésa precisamente. LÍDER. Una breve parada y fueron los últimos 480 kms hasta llegar a Santiago.
Estuvimos llegando golpe de 5:00 hora de Chile. Tras estirarme un poco, comprobar mi equipaje y volar al baño (méndigo colon relojero) tomé el metro capitalino para comprobar que en la calle Brasil, cerca a la parada del terminal, había hostales para mochileros. Y efectivamente lo encontré, uno llamado Casa Roja, al frente de una gasolinera en la av. Brasil. Cobran 7000 pesos día con checkout 13:00. Hasta mientras había hecho tiempo caminando con morral a cuestas, para ejercitarme, por toda la Bernardo O`Higgins (El héroe nacional de Chile) hasta poder fotografiar su estatua. En el camino, vi algunos perros callejeros pero con pinta bastante decente. Parece que aquí tratan mejor a los animales que en otros lados. La temperatura es muy agradable, aprox. 18º hasta que escriba esto. Los buses hay muchos articulados y otros no, pero igual espaciosos, amén del metro.
¿Que qué haré ahora? Voy a pasar fin de semana en la playa! Voy a conocer Valparaíso y Viña del Mar. Eso sí, hay que moderar los gastos. Chile en verdad es CARO.
Hasta la otra!

¿Pueden creer que 8 de la noche y aún no acababa de oscurecer?

¡Arriba Arica, huón!

Antofagasta, un shot.

¡La media grúa!

Una de las muchas fábricas mineras.

El paisaje aunque muy desértico, no deja de ser hermoso. Como si el cielo estuviera cortado con papel brillante.

...es como si los árboles pidieran permiso a la agreste naturaleza para crecer...

Vean esa tremenda mina atrás mío... (mina minera, no hembrita). Auspiciado por galletas nestlé Vino.

Ya mi pana, pégate un clavadoshhh y te creo varónshhh....

Esto es Copiapó. Parte de él.

La Serena, de noche, a lo lejos. Vaya ciudad...

Esto es sólo la CUARTA región de Chile.

Esto es el extremo norte de un inmenso Mall que había al lado de la terminal.

Ya en Santiago, una muestra de dulces típicos.

Cinco de la mañana y ya camellando! Y luego los envidian por prósperos.

El metro de Santiago. ¿Alguien dijo Silent Hill 3?

Ferretería de Santiago. Sección Jason Vorhees.

Parece el área final de un videojuego esta torre de telecomunicaciones.

Moai perdido busca a su familia. Informes, Isla de Pascua.

¡Grúas Burger! ¡100% carne!

¿Qué dishe, Don Bernardito, todo twentyshh?

¿¿¡¡WTF!!??

Que los ilustres Wildchildren me ofrezcan su opinión. Yo me aferro a la idea de rock mezclado con hip-hop.

Claaaaaro, con Bob el Constructor trabajando para el gobierno chileno, así cualquiera!

La estación central de TRENES en Santiago.

4 comments:

Evan said...

Que lindooooo!

Desde aquí siguiendo tu viaje :)

Bechos Tof!

Melquiades - Arlequín said...

Pana, que rico viaje, oye esa foto de grafiti me gustó full, a pesar de que no gusta a misa el hip hop mucho pro el arte urbano hoper es bien a lo onda man, que buena nota Chile, disfruta de la playita, suerte.

belica said...

Chevere!!! Ya estas en Chile!
Pilas con las fotos de la yapla!
te sigo la pista.

Anonymous said...

Hola mijo, ojalá puedas tener contacto con las universidades de por allá, por el asunto especialidad. No pierdes nada haciendo contactos y analizando pensums. Mucho saludos y sigue disfrutando tu viaje

Tu mami