Sunday, January 25, 2009

Valparaíso es un PARAISO. Traveler. Día 6

People! Peladas!
Aquí los saludo desde la pensión donde estaré alojado hasta mañana, un lugar muy sencillo, acogedor y sobre todo, BARATO. 7 lucas y media por noche por cuarto personal con baño comunal me pareció muy bien. El caso es que luego de tomar pasaje hasta Valparaíso, que me cobraron 4300 pesos y salir 12:00 en punto, como siempre, me di cuenta que la zona de la capital difería bastante del habitual ambiente desértico chileno. Podías ver grandes plantaciones de viñas y abundantes eucaliptos. Mala suerte que el haber dormido más bien poco en el viaje anterior y el haber llegado por la madrugada, pegó fuerte y me eché una cabezada. Separa a Santiago de Valparaíso unos 60 kms que a velocidad máxima (90 km hora)puede muy bien ser cubiertos en 45 minutos o menos. Y para variar, con carreteras excelentes. La cuestión es que luego de descender vi una enorme urbe porteña. Ya había llegado.
En verdad faltan palabras para describir lo hermoso de esta ciudad, pero les resumo que bien se hizo en declararla patrimonio nacional. Una combinación de arquitectura antigua, ubicación en los montes, modernidad, cultura, monumentos y la actividad marítima convierten a Valparaíso en una maravillosa ciudad. Y para que tengan de referencia, aquí fue filmada una película realmente buena, PRETENDIENDO, esa la de la ricura de la Mori disfrazándose de bagre. Mi primer paso, luego de ver varias ferias artesanales, fue buscar alojo. Luego de encontrarlo, me dediqué a recorrer lo que más pude el lugar comprobando la comunión entre antiguedad y modernidad. Una cuadra tenía dos modernos comisariatos y la otra viejas tiendas, botillerías (licorerías) y quioskos. Debido a lo empinado de los cerros, teniendo que usar un vehículo de tracción poderosa para subir semejantes cuestas, la ciudad dispone también de elevadores, que a pesar de su vetustez siguen funcionates como si nada. Me subí al más cercano y subí en un parpadeo como 15 metros. Ay, vértigo... luego continué la subida a pie. Conforme subía era más dura y empinada la cosa, pero decidí llegar hasta lo máximo posible. Así que ante la mirada curiosa de algunos vecinos viendo a este loco ecuatoriano resoplando y jadeando, llegué hasta donde el asfalto se convertía en tierra. Me di por satisfecho y asimismo, observé maravillado la recompensa dada. Un paisaje digno de postal.
Tras bajar e hidratarme, me pegué una chorrillana de lujo (la chorrillana es un plato de papas fritas cubierto con carne, chorizo y cebollas en trozos amalgamado con huevo. Exquisito.) y seguí dándole a la pata.
Entre mis andares, me metí en uno de esos famosos "Café con piernas". Es algo así como un soft-chongo. Chicas escasas de ropa te conversan, te atienden, se portan dato contigo y te hacen consumir. Un baile personal, con manoseo y eso, costaba 15000 pesos. Preferí no rascarme el bolsillo, a pesar que estaba bonita la chica, Jazmín se llamaba. 3000 en unas bebidas y listo. No le pedí fotos, so riesgo de cobro.
Mejor no les alargo el cuento sino que seguiré directo a las fotos. Hoy vuelo a Viña del Mar, así que mañana la seguimos.
Nos vemos!

¡Toy en Valparaíso! ¡Hell yeah!

Un rico corderito para la parrilla.

Procuren que Heidi no vea esto. Cabezas de cordero. ZORT.

Qué lindo el lugar, en verdad.

Apréndanse los billetes. Antes que desaparezcan. ¡Qué cara la vida!

El Santa Isabel, pero sin el panda ya. (Sin alusiones, Palulo).

El edificio principal de los Carabineros. (Los pacos de aquí, sólo que son MUY respetados)

Otro de los próceres.

Y cómo no, su arco de triunfo.

Tofu-sensei playero mode.

Una nota triste e indignante. Vi una manifestación sobre la masacre palestina por parte de Israel.

Este es uno de los muchos ascensores hacia los cerros de Valparaíso.

Pilas con las subida. Desde aquí hasta ALLÁ.

¡Qué vista! ¡¡Pero qué VÉRTIGOOOO!!

Doña Gabriela Mistral inmortalizada escribiendo un poema.

Un atractivo museo que por el precio de 2500 pesos entrada preferí no entrar. Me faltaba el billo.

Muchas de estas empinadas callecitas están adornadas con versos de García Lorca. Y chequeen la arquitectura.

Puff, hufff... cha madre, qué empinada la cuesta... pero ¡fuerza, con ganas!

Imaginen un descenso en patineta o en bicicleta. Seguro que hasta Hawk se lo piensa dos veces.

Quien quiso mandarme a la punta de un cerro, lo logró. SAY MY NAME, DUDE!!

¡Qué vista señores! ¡QUÉ VISTA! Dedicada la foto al Consorcio.

El superchepo Neruda es muy querido por sus compatriotas.

La chorrillana. Buena para tanquear. Y acompañado con un jugo de piña con helado... suficiente.

Sólo disfruten los paisajes.

Montones de barcos como ése.

El muelle.

Monumento a los arrechos de las guerras de independencia.

Obvio que hay algunas partes que parecen Gotham City. Sólo falta Batman.

Un amistoso perrito callejero. Sucio pero bien alimentado. Los carniceros les tiran lo que por acá se guarda para el caldo.

El ilustre prócer Cochrane con una paloma en la cabeza. Ja!

Cuarzo rosado. Dicen que trae suerte, luego de lavarlo en el mar...

4 comments:

Marcelo said...

Hola Raúl, vine a trabajar hoy a la oficina y aproveche para ver si habias escrito algo nuevo y me quedé leyendo lo que haces en Valparaiso. Bonitas fotos, me gusta que se use bien mi antigua cámara. Saludos y ciudate mucho.

Melquiades - Arlequín said...

Tofu pana! esas fotos están re buenas, loco por acá se te extraña, pero rico tu disfrute, eso es vivir la vida, valiente campeón!!!

Anonymous said...

ola...encontre tu blog por bernieonline.... oe ahora ke tai por chile.. aprovechai.. no solo te kedei por la costa anda al campo anda a talca... y si kieres ver lugares lindo.. puede ser san antonio o pucon... villarrica tb.. un aporte de otra viajera

Bélica said...

Dr.Tofu, que viajecito he! Espero que a su regreso pase por estas tierras, tendrá bienvenidad y todo =P