Monday, February 16, 2009

El encanto del Titicaca, Copacabana y la santidad de la isla del Sol. Traveler, día 26.

Había llegado bastante cansadito el día anterior luego de andar por Tiwanaco, y con la mala noche encima, me fui a dormir temprano.
Al día siguiente, salté de la cama, logré meter la mayoría de mis fotos en el flash, y justo luego de alistarme llegaron los del bus. El destino, Copacabana y todo lo que se pudiera ver.
En el camino, saliendo asimismo por el Alto, ya descrito, me hice amigo de un brasilero y una americana que vivía en Bolivia, muy simpática. El caso fue que luego de una hora de viaje, ya se podía ver el imponente espejo de agua del Titicaca. Según me explicaron, debíamos llegar al estrecho de Tiquina para cruzar en ferry y continuar hasta Copacabana. Así que al llegar, nos apeamos y nos subimos en un botecito mientras el bus cruzaba en una gabarra el estrecho. Al otro lado, me di el gusto de comerme una salteña mixta muy jugosa junto con una tucumana, frita. Tiquina es un pueblo bien chiquito, como montones que circundan el gran lago.
Cosa de otra hora más vimos a lo lejos la panorámica de Copacabana. Situado al borde del lago y en las faldas de unos cerros bien escarpados, ya desde ahí al lugar se lo veía muy calmadito y bello.
Algunos habían pagado ya el tour completo, que incluía llevarlos a un comedor, los lugares de interés y cosas así. Yo preferí caminar por micuenta, cosa que me despedí de Heidi, y me fui directo al muelle. No me equivoqué al meterme en uno de la fila de puestitos que estaban por el lugar ofreciendo la especialidad de la zona: Trucha frita con diversos acompañamientos. Yo me decidí la frita con fideos chaufa, y vaya que estuvo buena! 18 pesillos por el plato. Nada mal.
Luego me eché a recorrer un poco el pueblo, hallándolo repleto de hostalillos y restaurantes todos con el mismo menú. En la punta del cerro que se alzaba en la ciudad, estaba un lugar llamado el Calvario. Entonces me puse a cranear. Si me echaba el cerro tal vez no llegaba a tiempo para hacer una salida por el lago. Así que lago primero y luego el cerro. El último bus a la paz salía 18:30. Tenía tiempo!
Pagué 10 pesos para abordar el bote que nos llevaba a Isla del Sol, y dentro me dijeron que el ingreso a la isla era 5 pesos más más 15 del guía para la caminata por el paso del Inca y eso. Pagado. En el trayecto, me pareció estar recorriendo el gran mar de Hyrule, por lo parecido con las islitas (por si acaso me refiero a Legend of Zelda Wind Waker), y ahi buscando yo alguna Zora. O tal vez se inspiraron los del juego en este lago sagrado.
En el viaje me hice amigo de un grupo de chilenos todos buen dato, ahí conversamos y como dos eran estudiantes de medicina, ahi echamos competencia de conocimientos. Me dijeron que iban a echarse unos tragos dentro del hostal, el unico de la isla que cobraba 40 pesos por cráneo. Finalmente llegamos, y al bajar del bote, empezamos el paseo. Primero, subir 240 escalones de piedra de la epoca incaica, suficientes para dejarme con la lengua fuera. Tras eso nos presentaron una fuente de tres salidas, de cada una manaba agua en mayor o menor cantidad. Me dijeron que tales fuentes representaban los tres mundos, cielo, tierra e inframundo. Y por ser agua dulce (el titicaca es medio salado) se la consideró agua sagrada, y se la llamo fuente de la juventud eterna pero sólo porque la fuente manaba continuamente (eterna) y porque en esa isla vivían sólo hombres jóvenes que iban a buscar jermu a la isla de la Luna (juventud). Igual me dediqué a beber agua de las tres fuentes. Unas eran de sabor más mineral que las otras. Luego seguimos subiendo hasta alcanzar la mitad del cerro. Ahí el guía hizo el gran gesto de ofrecernos una hierbita aromática como menta que mejoró mucho la respiración (recuerden que estaba a 4000m) y el cansancio. Tras eso nos dirigimos bordeando el cerro hasta llegar a unos templos antiguos que en tiempos de los tiwanacos, era usado unicamente como sitiales de adoración, pues creían que en un diluvio universal, el dios Sol se refugió en una roca que estaba en la cima, fue por eso que la piedra se la conoce como "descanso del Sol"....
Con los Incas, el uso de tales edificios cambió un poco, convirtiéndose en spa y resort imperial, reservado sólo para el Inca. De todos modos también se pueden apreciar los triples dinteles en las puertas de piedra representando los tres mundos.
Finalmente, terminamos de descender y emprendimos el regreso. Tomé el carro último calculando que llegaría a la Paz a eso de las 8 y media pero terminé llegando 10 y media!
Mi última noche en el hostel la pasamos con una fiesta Valentinera bizarra pues se debía usar disfraz de cuero estilo SM para tragos gratis. Yo hice lo que pude, poniéndome sólo una trusa negra y mi gabán de cuero. Así conseguí que me llenaran la boca de cachaça pura. Hell yeah!
A la mañana siguiente, salí del hostel luego de despedirme de la gente y partí rumbo a Puno, con la misma ruta por Copacabana. Ahora, desde Arequipa y con mi carro hacia Lima por salir a eso de las 9:00, escribo la crónica y mañana tendrán mis experiencias de Arequipa.
El final de mi viaje ya está cercano!
Una imagen de Copacabana.


Cómo me recordó a Zelda Wind Waker esta parte... seguro que en la islita del arbolito está la Master Sword.

Primer plano de la villa en Isla del Sol.



Llegado a los 240 escalones, uno estaba resollando como loco. Ahí tienen la fuente de la eterna juventud incaica, con las aguas celestiales, terrenales y del mundo de los muertos.




¿Qué creen que no cansa subir la montaña a 4000 metros de altura? Por suerte tenía la yerbita milagrosa, y de paso, les presento a una alpaca.





Ya estamos en el paso del Inca, y en la bajada, rumbo a los templos.



¿Pueden notar loshttp://www.blogger.com/img/blank.gif
insertar etiquetas de cursiva mismos tres dinteles en las puertas? Y cuidado con dónde pisan!




En fin, unas imágenes finales de este gran país, Bolivia. Muy subestimado hasta que lo llegas a visitar. Y unas imágenes de los nuevos soles peruanos.

9 comments:

Dragonfly said...

Divinas las fotografías.... me encantaron.

Besos ;)

Evan said...

Que viaje tan lindo que estás haciendo Tofusito!

Preciosas las fotos!

Besos.

eL aRLeQuIn dE cOrAzOnEs NeGrOs said...

Pues sí man... Yo antes de ir no me sentia atraido por Bolivia... Loco ahora quiero regresar... A crear nuevos recuerdos... Ponte yo la isla del sol no conocí...

Marcelo said...

Que fue Raúl, tengo tiempo que no he podido visitar el blog, pero aqui estoy. Muchos saludos de mi parte y mi familia. Por cierto esa yerbita verde creo que es coca no?. Creo que comprobaste porque en Resident Evil, los personajes se curan con "yerbitas". Chao

El Apestado said...

No pude leer hasta el final porque la envidia me ha llenado el cuerpo de ronchas, apestosas ronchas...

Paolita said...

q copacabana esas son imagenes de la serrania ecuatoriana jiji

Byron said...

Cheverísimo :)

lully desnuda said...

Envidia de la sana pero ¡Enhorabuena!

Lo que estás haciendo es el sueño de muchos y en parte me incluyo. Copacabana es majestuoso. La juventud de incaica,todo, todo muy al natural, hasta la hiervita que mencionas, me sonrío.

Un abrazo cálido!

Pentapodologa said...

Oye las fotos estan de lujo... comiendose cemento de la envidia! mucha suerte mi doc!